La Anomia en Daño Cerebral Adquirido

La Anomia en Daño Cerebral Adquirido

Imagina que, de repente, estuvieras sin poder hablar o comprender durante 24 horas. ¿Cómo te sentirías? Ahora imagina que, esa situación se prolongara en el tiempo… Así es como se sienten las personas con afasia, es decir, un trastorno del lenguaje producido por una lesión en las áreas cerebralesIlustración descriptiva para el artículo sobre anomia  del lenguaje, ya sea por un accidente cerebrovascular (ACV) o por un traumatismo craneoencefálico (TCE), en el que la persona pierde su capacidad para comunicarse, manteniendo su nivel de inteligencia. Dependiendo del la zona del cerebro donde ocurra la lesión, las afasias pueden ser: fluidas, en las que la persona afectada es capaz de producir el habla, pero tiene problemas  en la comprensión; y las afasias no fluidas, en las que el paciente tiene dificultades de producción del habla pero sigue manteniendo la comprensión.

En ambos tipos de  afasia, existe la Anomia, definida como la dificultad para producir los nombres de las palabras aunque se reconozca el objeto. Dependiendo del nivel cognitivo afectado, Cuetos (2003), clasifica los tipos de anomia de la siguiente manera:

  • Ilustración descriptiva para el artículo sobre anomiaLa anomia semántica, donde falla el proceso de activación de los conceptos y representaciones de significado de los objetos, por lo que el sujeto presentará dificultades tanto a la hora de reconocer el objeto, como de decir su nombre.
  • La anomia pura, ocurre cuando el proceso que falla es el de acceso a la palabra adecuada, por lo que, en este caso, el sujeto reconocerá el objeto pero no será capaz de decir su nombre. En este tipo de anomia ocurre el fenómeno de ‘’la punta de la lengua’’.
  • La anomia fonológica, esta última ocurre cuando  existen dificultades en la recuperación de los sonidos constitutivos de la palabra. En este caso, los sujetos tendrán dificultades en la selección del fonema adecuado, aunque reconozcan el objeto.

Puesto que los procesos afectados en cada uno de los tipos de anomia son distintos, los objetivos generales de intervención también lo serán. En el caso de la anomia semántica, el objetivo de la rehabilitación será activar el concepto, por ejemplo, con actividades de emparejamiento palabra-imagen. En cambio, el objetivo de rehabilitación de la anomia pura, será fortalecer la relación entre el concepto y la etiqueta léxica, para ello, se realizarán diferentes actividades, como por ejemplo, completar oraciones. Por último, la rehabilitación en la anomia fonológica, estará enfocada al procesamiento léxico, realizando actividades de repetición o de recitado de canciones o poesías.

 

Cuetos Vega, F. (2003). Anomia: la dificultad para recordar las palabras. Madrid: TEA Ediciones

Rehabilitamemoria.es

 

Por |2018-10-15T10:52:28+00:0015 octubre, 2018|logopedia|