Familiares ante el Daño cerebral adquirido

Familiares ante el Daño cerebral adquirido

Después de una lesión cerebral, existen diversas etapas por las que toda persona transita y en cada una de ellas la posibilidad de vivir pérdidas variadas (físicas, materiales, personales…) que conllevan procesos sociales y personales. El cómo se van a afrontar las pérdidas,  las reacciones que surjan  o los estados generados,  va a depender de los factores psicológicos de cada persona, los recursos que disponga, las circunstancias en que ocurren dichas pérdidas  y los apoyos externos con los que se cuente, entre otras.

Los familiares y allegados de pacientes que sufren una lesión o daño neurológico, atraviesan igualmente estas circunstancias.

Por lo general, cuando se produce una lesión cerebral, el daño irrumpe de forma brusca, inesperada y repentina en la vida del afectado, y por tanto, de su familia; no hay preparación previa para hacer frente a lo que acaba de suceder.

Se da una ruptura, una pérdida de algo que no puede volver a ser como era antes y que implica a su vez una desestructuración y reestructuración del mundo interno y externo de la persona. El allegado, se ve igualmente afectado y vive su propio proceso.

Familia en una puesta de Sol

Para aquellos que han sido “víctimas indirectas de la enfermedad”, ser capaces de captar el alcancey estar en contacto con todo lo que está sucediendo, es una tarea ardua y complicada:

Ver, oír, palpar los cambios que manifiesta la persona allegada, los que se generan en la dinámica familiar y funcionamiento en general. La realidad ahora es otra; desplazamientos al hospital o centro especializado, en los horarios y rutinas diarias, en la forma de relacionarse con el otro, hasta incluso cambios de residencia o cambios estructurales en el hogar.

Se encuentran presentes también las expectativas, los deseos y las interpretaciones referentes al estado de salud del familiar o allegado. Aspectos que tienen que ver más con cómo será la situación en el futuro.

 

Y por último, la gran pregunta: ¿Cómo me siento con esto que está sucediendo?: La enfermedad de un allegado o familiar, que es considerado como un suceso vital estresante. Ante esta experiencia, muchas personas se olvidan de qué les pasa a ellos, pasando a volcar todos sus esfuerzos y tiempo hacia el otro.  En muchos casos, se dan manifestaciones fisiológicas como resultado de los sentimientos y emociones que experimentan.

Es por ello que, los programas de Neurorrehabilitación comienzan a incluir una intervención específica con los familiares, en los que se lleva a cabo un apoyo emocional, así como  un entrenamiento en habilidades específicas del cuidado del paciente.

Por |2019-01-14T15:49:29+00:0014 enero, 2019|neuropsicología, tenerife-lalaguna, terapia|