La Esclerosis Lateral Amiotrófica

La Esclerosis Lateral Amiotrófica

La Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) es una enfermedad neurológica progresiva que ataca a las neuronas encargadas de controlar los músculos voluntarios.

Se ve alterada por tanto la conexión entre el Sistema Nervioso y los músculos voluntarios, dando lugar a síntomas como:

  • Fasciculaciones (pequeñas contracciones musculares involuntarias)
  • Calambres musculares
  • Espasticidad
  • Atrofia muscular
  • Lenguaje enredado o nasal
  • Dificultad para masticar o tragar.

Cuando los músculos del diafragma y de la pared torácica fallan, los pacientes pierden la capacidad de respirar sin un ventilador artificial.

La enfermedad se diagnostica mayoritariamente entre los 40 y 70 años de edad, aunque puede afectar a un rango mucho más amplio de edades, y es más frecuente en varones.                                                                        En España se diagnostican unos 900 casos nuevos cada año. La esperanza de vida después del diagnóstico es de 5 años para el 80% de los pacientes, y la evolución de la enfermedad puede variar mucho de un afectado respecto a otro. Alrededor del 10% los pacientes con ELA sobreviven más de 10 años.

El principal objetivo de la Fisioterapia va a ser mejorar la calidad de vida del paciente con ELA. Durante las primeras fases de la enfermedad se recomienda el ejercicio aeróbico suave y de bajo impacto, como caminar, nadar y montar en bicicleta, para fortalecer los músculos no afectados, mejorar la salud cardiovascular y ayudar a las personas a combatir la fatiga y la depresión.

Los ejercicios para mejorar la amplitud de movimiento y los estiramientos ayudan a prevenir la espasticidad y el acortamiento muscular.

Es muy importante la reeducación postural, para evitar contracturas y retracciones en las extremidades.

El método Kabat es también muy utilizado, uno de los principios en los que se basa es el principio de irradiación: cuando un músculo o grupo muscular realiza una contracción potente, esta contracción promueve la contracción de grupos musculares vecinos.    

En fases muy avanzadas de la enfermedad, las técnicas utilizadas se reducen a movilizaciones pasivas para evitar deformidades, estiramientos muy suaves y masajes para favorecer la circulación.

Todo este tratamiento no es efectivo si no va acompañado de Fisioterapia Respiratoria. El paciente con ELA muere en la mayoría de los casos por fallos respiratorios, muchas veces secundarios a infecciones respiratorias causadas por fallos en la deglución y por acumulación de secreciones en los bronquios. Todo ello evitable.

El fisioterapeuta se valdrá de métodos manuales e instrumentales para:

– Mejorar la función pulmonar

– Aumentar los volúmenes de aire

– Mejorar el intercambio de gases

– Facilitar la eliminación de secreciones traqueobronquiales.

En este enlace, encontrarás más información sobre el Método Kabat: Método Kabat

Por |2019-01-28T16:02:44+00:0028 enero, 2019|fisioterapia, rehabilitación, tenerife-lalaguna|