EMT: Estimulación Magnética Transcraneal

La TMS es una técnica no invasiva de estimulación cerebral, que modifica la actividad del cerebro utilizando campos magnéticos que generan a su vez un campo eléctrico en la zona a tratar produciendo despolarización neuronal, de esta forma se consigue modular la actividad cerebral siendo una técnica útil en el diagnóstico y tratamiento de de diferentes patologías.

¿Cómo se aplica?

Se aplica sobre el cuero cabelludo colocando una bovina que produce el campo magnético y secundariamente una corriente eléctrica que modula la actividad cerebral de manera selectiva, no invasiva y sin causar dolor al paciente.

Esta técnica se puede aplicar en un solo estímulo, en pares de estímulos separados por intervalos o en trenes de estímulos repetidos a varias frecuencias.

Requiere de una aplicación con una frecuencia regular para generar neuroplasticidad y modular efectivamente la actividad cerebral.

Patologías

La estimulación magnética transcraneal es una técnica utilizada en las últimas décadas en el ámbito médico para tratar ciertas enfermedades psiquiátricas y neurológicas. Es un tratamiento ambulatorio eficaz, aprobado por las principales agencias internacionales de medicamentos (FDA) y la Comunidad Económica Europea, y avalado por las guías clínicas más reputadas (NICE, CANMAT, NIMH…). Su gran eficacia ha sido científicamente probada por una multitud de estudios desarrollados a nivel internacional.

Pese a tratarse de una técnica novedosa desarrollada en los últimos años, su uso está bastante extendido en EE.UU., habiendo comenzado a utilizarse recientemente en la mayoría de países europeos, entre ellos España, gracias a su certificación europea.

Contacta con nosotros

Recibe más información y pide cita.