En este momento estás viendo Praxia y ejercicios para su estimulación

Praxia y ejercicios para su estimulación

¿Qué es la Praxia?

La Praxia es una función psicológica que nos permite llevar a cabo acciones o movimientos voluntarios, coordinados y aprendidos, con un fin determinado. Gran parte de las acciones que llevamos a cabo en nuestra vida diaria son praxias, y éstas suponen:

  • El conocimiento de la acción que se va a llevar a cabo (intención)
  • La posibilidad de planificar las acciones necesarias para llegar a la finalidad deseada
  • La ejecución de la acción en cuestión

El desarrollo de las praxias va a depender tanto del desarrollo de la inteligencia (el progreso de las estructuras cognitivas permite al sujeto desarrollar la capacidad de representar el cuerpo, el espacio, desplazamientos, etc.) como del desarrollo del aparato osteo-neuro-articular (que permite la capacidad de movimiento).

¿Cómo se desarrolla la Praxia?

Tal como se recoge en “Bases biológicas del aprendizaje”, de Alejandra Ciccarelli y Manuela Chomnalez, en el desarrollo de la praxia es imprescindible un aprendizaje previo,que sigue de una práctica de la actividad hasta que se consolida y simplifica la información.

A medida que mejora el trabajo de organización de esta actividad motora, los errores van disminuyendo hasta que finalmente desaparecen. Una vez esto sucede podemos considerar organizada dicha actividad motora, pudiendo automatizarse.

También señalan Ciccarelli y Chomnalez varios tipos de praxias, pudiendo estas ser simples o complejas.

Las simples son, por ejemplo, los movimientos de sacar la lengua, guiñar un ojo, elevar las cejas o la masticación, la fonación y la expresión facial.

Las complejas son los movimientos para golpear una pelota, hacer una trenza o recortar con una tijera.

¿Qué es la Apraxia?

La apraxia es la dificultad o imposibilidad de llevar a cabo correctamente las acciones o movimientos aprendidos, ya sea como consecuencia de un accidente cerebrovascular, una lesión cerebral, accidente cerebrovascular o por la existencia de una enfermedad neurodegenerativa, entre otros.

Tipos de apraxias

Podemos distinguir varios tipos de apraxias, entre ellas la ideatoria, ideomotora y constructiva.

Ideatoria: Los pacientes no son capaces de comprender el uso apropiado de objetos. La persona sabe qué es un lápiz y sin embargo no sabe describir cómo se utiliza.

Constructiva: Es la incapacidad para llegar a la construcción de un todo a partir de sus elementos (construir una figura con piezas). Aquí estarán implicadas también funciones cognitivas como puede ser la percepción o las funciones ejecutivas.

Ideomotora: Incapacidad de ejecutar y/o reconocer gestos y acciones motoras ante una orden. En este caso las personas presentan alteraciones en el tiempo o la orientación de los movimientos.

Ejercicios para estimular la Praxia

Existen diversos ejercicios o actividades para estimular las praxias y que van a depender de las necesidades del paciente y del tipo de apraxia frente al que nos encontremos. Entre estas actividades de estimulación o rehabilitación de la apraxia, podemos citar las siguientes:

  • Hacer movimientos guiados con la boca o la lengua
  • Hacer un puzzle
  • Imitar movimientos
  • Completar un dibujo o un dibujo simétrico
  • Encontrar la salida de un laberinto
  • Relacionar gestos y expresiones con su significado
  • Relacionar objetos de la vida diaria con su funcionalidad, entre otros.

Esperamos haber resuelto tus dudas, ¡Te esperamos en próximos artículos!

Deja una respuesta