Neuropsicología

Neuropsicología2019-09-15T20:27:43+00:00

Recuperando la autonomía

Desde el área Neuropsicológica trabajamos en los procesos cognitivos, psicológicos, emocionales y conductuales que se han visto afectados por un funcionamiento anómalo del Sistema Nervioso Central. Estas afecciones pueden deberse a Traumatismos Craneoencefálicos, Accidentes Cerebrovasculares, tumores cerebrales, enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer, esclerosis múltiple, Parkinson) y enfermedades del desarrollo (epilepsia, parálisis cerebral, trastorno por déficit de atención e hiperactividad). Las personas con trastornos neurológicos pueden experimentar problemas de memoria, dificultades para la planificación, inestabilidad emocional, dificultades atencionales y adaptativas.

icono neuropsicologia

La primera actuación del neuropsicólogo es hacer una evaluación, valoración y diagnóstico, tanto de las funciones psicológicas superiores como de los aspectos afectivos y comportamentales

¿Qué son las funciones psicológicas superiores? Son aquellas capacidades cognitivas que nos permiten afrontar el nivel de exigencias de la vida diaria de manera eficaz y funcional:

  • La orientación personal, espacial y temporal implica saber quienes somos y dónde estamos en todo momento. Una persona que desorientada puede no saber en qué año está, cuando nació o en dónde se encuentra.

  • Los mecanismos atencionales posibilitan que la persona sea capaz de responder ante la estimulación del entorno y mantenerse inmersa en una actividad.

  • La memoria nos permite ir acumulando información, experiencias, y saber lo que tenemos que hacer en el futuro próximo. Hay personas que por un déficit de memoria no recuerdan información del pasado, o que pueden tener problemas para almacenar nueva información. Los problemas de memoria pueden conllevar la imposibilidad para reconocer caras y personas o el espacio inmediato en el que nos movemos.

  • El lenguaje es la facultad que nos permite comunicarnos con los demás. Las personas con alteraciones en mismo (afasias) tienen dificultades para expresar pensamientos, entender instrucciones e interpretar su entorno. De la comunicación derivan las funciones ejecutivas que nos permiten razonar, programar y planificar nuestra conducta, anticipar consecuencias de nuestros actos, así como manejar adecuadamente la información que nos llega.

  • Las competencias visuales superiores nos posibilitan integrar la información espacial. Las personas con alteraciones en este sentido se enfrentan a grandes limitaciones para reconocer objetos, entender dibujos e información gráfica que tenga una finalidad comunicativa (símbolos, advertencias, señalética).

Neuropsicología Niños
Neuropsicología adultos

A nivel afectivo y comportamental la personalidad determina los modelos de comportamiento, incluyendo las interacciones entre los estados de ánimo, actitudes, motivaciones y relación con el entorno. Las personas que padecen daño neurológico pueden presentar cambios de autorregulación conductual y de estado anímico, pudiendo aparecer irritabilidad, agresividad, impulsividad, desinhibición, y apatía. Estas alteraciones interfieren significativamente en la vida y ocasionan problemas de funcionamiento familiar, social y laboral.

En una segunda etapa, tras evaluar las carencias y alteraciones, se elabora un programa de rehabilitación neuropsicológica con objetivos terapéuticos bien definidos, ejecutándose de forma ajustada a las necesidades de cada paciente. El objetivo principal es conseguir una recuperación funcional y la integración social del usuario en su entorno, para ello nos valemos de diferentes técnicas y abordajes que comprenden el uso de software especializado (NeuronUp), combinado con métodos tradicionales en el tratamiento neuropsicológico.

Al finalizar dicho programa, se realiza una nueva valoración para cuantificar las metas alcanzadas y considerar si es necesario seguir con la rehabilitación o hacer alguna modificación en la misma.

Desde el área de Neuropsicología nos ocupamos también de la familia y cuidadores del paciente, incluyéndoles en los programas de intervención para identificar las dificultades presentes, dotarles de estrategias para afrontar las situaciones conflictivas que se puedan producir, asesorarles y acompañarles en su situación emocional.